María Magdalena: Santa Mirófora e igual a los Apóstoles

Santa María Magdalena, la mujer Mirófora e igual a los Apóstoles. En las orillas del Lago de Genesaret (en Galilea), entre las ciudades de Cafarnum y el Tiberíades, existía la pequeña ciudad de Magdala, cuyas ruinas existen todavía.

Una mujer cuyo nombre ha entrado para siempre en el relato evangélico nació y se crió en dicha ciudad. El Evangelio no nos dice nada de sus años de juventud, pero si nos dice que María Magdalena era joven, bonita, y que llevaba una vida pecaminosa. Se dice en los Evangelios que el Señor expulsó siete demonios de ella (Lc 8:2). Y desde el momento de su curación ella llevó una vida nueva, y se convirtió en una verdadera discípula del Salvador.

El Evangelio relata también que María seguía al Señor, cuando Él se iba con los apóstoles a predicar a través de las ciudades y pueblos de Judea y Galilea. Junto con la piadosa mujer llamada Juana, esposa de Chuza (intendente de Herodes), Susana y otras, que le servían con sus propias posesiones (Lc 8:1-3), sin dudas, compartió con los Apóstoles las tareas evangélicas. El evangelista Lucas la tiene en mente cuando habla de las mujeres que seguían a Cristo en el momento de su camino al Gólgota, después de la flagelación. Él tomó sobre sí la pesada cruz, y las mujeres lo siguieron llorando y lamentando, pero Él las consoló. El Evangelio relata que María Magdalena estuvo presente en el Gólgota, en el momento de la Crucifixión del Señor. Mientras que todos los discípulos del Salvador escaparon, ella se quedó sin miedo a los pies de la cruz junto a la Madre de Dios y al apóstol Juan.

Ella fue fiel a Cristo, no sólo en los días de su gloria, sino también en el momento de su extrema humillación. El evangelista Mateo nos refiere que ella estuvo presente en el entierro del Señor. Junto a José y Nicodemo fue a la tumba llevando el cuerpo sin vida de Jesús. Ella vio cómo se cubrió la entrada de la cueva con aquella gran piedra, sepultando a la Fuente de la Vida.

Fiel a la Ley en la que se crió, María, junto con las otras mujeres pasó el día siguiente junto a las demás mujeres, porque era el gran día Sábado, coincidiendo con la Fiesta de la Pascua. Pero todo el resto de la jornada las mujeres se reunieron con las especias para ir a la tumba del Señor en la madrugada del domingo para ungir su cuerpo de acuerdo con la costumbre de los judíos.

El evangelista Mateo escribe que las mujeres vinieron al sepulcro al amanecer, o como expresa el evangelista Marcos, muy temprano antes de la salida del sol. El evangelista Juan dice que María llegó a la tumba tan temprano que todavía estaba oscuro. Obviamente, ella esperó con impaciencia el final de la noche, pero todavía no era el amanecer. Corrió hacia el lugar donde el cuerpo del Señor yacía.

María fue a la tumba sola. Al ver la piedra removida, se escapó con temor para contarle esto a los apóstoles más cercanos de Cristo, Pedro y Juan. Al oír el extraño mensaje que el Señor ya no estaba en la tumba, los dos apóstoles corrieron al sepulcro y, al ver la tumba vacía y los paños en un costado, se sorprendieron. Los Apóstoles, entonces, se fueron y no dijeron nada a nadie, pero María se quedó en la entrada de la tumba y lloró.

Queriendo comprobar que la tumba realmente estaba vacía, bajó a ella y vio algo extraño: dos ángeles vestidos de blanco, uno sentado a la cabeza, y el otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntaron: “Mujer, ¿por qué lloras?” Ella les respondió con las palabras que había dicho a los Apóstoles: “Se han llevado a mi Señor, y yo no sé dónde le han puesto”. En ese momento, se dio la vuelta y vio resucitado a Jesús de pie cerca de la tumba, pero ella no lo reconoció.

Jesús le dijo a María: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién estás buscando?” Ella respondió pensando que estaba viendo al jardinero del huerto, “Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré”.

Entonces reconoció la voz del Señor. Esa fue la voz que escuchó todos los días y los años que había seguido al Señor por todas las ciudades y los lugares donde Él había predicado. Jesús pronunció su nombre, y ella dio un grito de alegría: “Rabí” (Maestro).

El respeto, el amor, el cariño y una veneración profunda, un sentimiento de agradecimiento y de reconocimiento por su esplendor, como gran maestro, todo esto se unió en ese momento. Ella no fue capaz de decir nada más y se tiró a los pies de su Maestro. Pero el Señor le dijo: “No me toques, porque aún no he subido a mi Padre, ve a mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios ya vuestro Dios”.

Ella volvió en sí y otra vez corrió a los Apóstoles, para hacer la voluntad de Cristo, que la enviaba a predicar. Una vez más se encontró en la casa, donde los Apóstoles estaban reunidos, y les anunció el mensaje gozoso: “¡He visto al Señor!” Esta fue la primera predicación en el mundo de la resurrección del Señor.

Los Apóstoles anunciaron la Buena Nueva al mundo, pero ella proclamó este mensaje a los mismos Apóstoles.

La Sagrada Escritura no nos dice más nada sobre la vida de María Magdalena después de la Resurrección de Cristo. La Santa Tradición da testimonio de que cuando los apóstoles salieron de Jerusalén a predicar a todos los confines de la tierra, María Magdalena también fue con ellos. Mujer intrépida, cuyo corazón estaba lleno del recuerdo de la Resurrección, fue más allá de sus fronteras nativas hasta predicar en la Roma pagana. En todas partes a las que fue proclamó a las personas acerca de Cristo y Su enseñanza. Cuando muchos no creían que Cristo había resucitado, repitió lo que había dicho a los Apóstoles en la mañana radiante de la resurrección: “¡Yo he visto al Señor!”Con este mensaje se fue por toda Italia.

La tradición relata que en Italia, María Magdalena visitó al emperador Tiberio (14-37 d.C.) y le proclamó a él la resurrección de Cristo. Según la tradición, ella convirtió un huevo blanco en rojo al decir “¡Cristo resucitó!” cuando el Emperador le dijo que era tan imposible que un hombre resucitara como que un huevo blanco se convirtiera en rojo. Después de esto ella le contó al emperador que en Judea, el injustamente condenado Jesús el Galileo, un hombre santo, hacedor de milagros, poderoso ante Dios y ante toda la humanidad, había sido ejecutado a instancias de los sumos sacerdotes judíos, y la sentencia había sido confirmada por el procurador nombrado por Tiberio, Poncio Pilatos.

Gracias a María Magdalena surgió la costumbre de dar a cada fiel un huevo pascual en el día de la Radiante Resurrección de Cristo. En un antiguo manuscrito griego, conservado en la biblioteca del monasterio de San Atanasio, cerca de Tesalónica, existe una oración leída en el día de la Santa Pascua para la bendición de los huevos y el queso. En él se indica que el Abad debe decir a los hermanos: “Así hemos recibido de los Santos Padres, que conservemos esta costumbre que existe desde el momento en que santa María Magdalena mostró este ejemplo de la resurrección”.

María Magdalena continuó su predicación en Italia y en la misma ciudad de Roma. El apóstol Pablo la tiene en cuenta en su Epístola a los Romanos (16:6), donde junto con otros hermanos de la predicación evangélica menciona a María (Mariam), que, como expresa “ha trabajado mucho por nosotros”.

De acuerdo con la Tradición de la Iglesia, ella permaneció en Roma hasta la llegada del apóstol Pablo, y por dos años más después de su partida de Roma después de la primera sentencia judicial en contra de él. Desde Roma, Santa María Magdalena, ya encorvada por la edad, se trasladó a Éfeso, donde el santo Apóstol Juan sin cesar trabajaba. Allí, la santa terminó su vida terrenal, y fue sepultada.

Sus reliquias fueron trasladadas en el siglo IX en Constantinopla, y se colocaron en la iglesia del monasterio de San Lázaro. En la era de las campañas de los cruzados sus restos fueron trasladados a Italia y se colocaron en Roma bajo el altar de la Catedral de Letrán. Parte de las reliquias de María Magdalena se dice que están en Provage, Francia, cerca de Marsella, donde por encima de ellos al pie de una escarpada montaña se construyó una espléndida iglesia en su honor.

Asimismo en el Monasterio de Símonos Petras se conserva incorruptible y a una temperatura de 37º hasta el día de hoy la mano izquierda de María Magdalena.

Programas de E-Learning - Universidad del Balamand
Instituto de Teología San Juan Damasceno | P.O. Box 100 | 13002010 Trípoli - Líbano
Tel.: 00961-6-930305 | Fax: 00961-6-930304
Por cualquier consulta: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Copyright © 2015 Pase Cursos. All rights reserved.